El Tizi-n-Test

Incluso a pocos kilómetros de su inminente muerte en las orillas del Atlántico, el Atlas se eleva majestuoso a más de tres mil metros sobre la fértil llanura regada por el Oued Sous, a modo de enorme muralla infranqueable que se desploma hasta sus riberas.- La carretera del Tizi-n-Test serpentea trepando sin descanso entre estos últimos desplomes en busca de un paso imposible hacia el norte, hasta que lo encuentra a casi 2100 metros.-

Mientras que la ruta del Tizi-n-Ticka, el otro collado que franquea el núcleo del Alto Atlas oriental y que se eleva hasta los 2200 m. , afronta el paso de la ancha cadena desde los 1200 metros de altura de las mesetas del bajo valle del Dades, internándose poco a poco hacia las montañas, aprovechando los valles para ir ganando altura paulatinamente hasta alcanzar la otra vertiente, el Tizi-n-Test supone la escalada, sin apenas transición entre las llanuras del Sous y la alta montaña, de un muro de 2000 metros de desnivel.- El desplome de la cordillera apenas deja espacio para los valles, reduciéndose éstos a estrechas y cortas franjas de terreno donde desaguan las torrenteras que descienden de las cumbres (foto inferior).

Recuerdo con especial cariño la primera vez que realicé la ruta, en el lluvioso diciembre de 1989.- Habíamos salido de Taroudant antes de amanecer, después de tres días sin parar de llover (veníamos de El Aaiún, donde habíamos dejado a sus habitantes achicando agua de sus casas), en unas lluvias que habían ocasionado graves inundaciones en muchas zonas del país.- El Oued Sous bajaba ocupando la práctica totalidad del ancho de su cauce en búsqueda ansiosa de una salida.- Había dejado de llover y nos encontrábamos acometiendo los primeros contrafuertes del puerto cuando el anticipo del alba comenzó a iluminar brevemente el ancho valle que se extendía a nuestros pies, encerrado al sur por el Anti Atlas; la penumbra en la que relucían los meandros del río, las pequeñas aldeas del fondo del valle rodeadas de verdor semiesfumado entre el humo de los hogares encendidos y retazos de niebla, el olor y el color de la tierra mojada, la promesa de calor que exiliase el frío reinante, la grandiosidad abrumadora del entorno, la nieve recién caída que cubría todas las cumbres y que las nubes que se disipaban comenzaban a dejar ver... todo ese cúmulo de sensaciones se conjugó para crear uno de esos momentos mág¡cos que siempre se guardan en un rincón especial de la memoria (foto superior y drcha.).- La carretera estaba en unas condiciones deplorables, con múltiples desprendimientos y torrenteras que la atravesaban arrastrando todo tipo de materiales, desde piedras a troncos.- Tras interminables paradas para acondicionar algunos pasos o esperar a que terminaran de hacerlo, conseguimos llegar a Marrakech a las 7 de la tarde; trece horas para un trayecto de 220 km.-
La carretera está actualmente en unas condiciones aceptables (salvo el primer tramo de subida comenzando por la vertiente sur, que se encuentra muy deteriorado por las lluvias y los desprendimiento, hasta el punto de que en septiembre de 2010 estuvo la ruta cortada tres días), algo más ancha, y los "patios" de la cara sur ya no imponen tanto como entonces, estando dotados de quitamiedos los tramos más aéreos, pero el entorno sigue siendo de una belleza paisajística extraordinaria, de un alto valor naturalista y con numerosos vestigios históricos que nos hablan de la importancia y trascendencia que durante siglos han tenido estas tierras, en cuyo seno tomó fuerza el movimiento Almohade, que llegó a dominar todo el Magreb y Al-Andalus.

A medida que abandonamos el valle del Sous y la ruta va tomando altura, los arganes , que nos han ido acompañando por toda esta región, se van haciendo más esporádicos, hasta que desaparecen por completo, siendo ocupadas las laderas por palmitos y vegetación arbustiva, con ausencia total de árboles, salvo en el fondo de los pequeños valles.- Paradójicamente, y aunque las laderas se encuentran completamente deforestadas, en las cumbres de esta vertiente sur, por encima de las lineas marcadas por los canchales y roquedos de las zonas altas, se encuentran importantes y dinámicos bosquetes de encinas, que se desarrollan a sus anchas en estas estrechas zonas de dificil acceso (fotos encabezado y superior).- Tres son los factores fundamentales que contribuyen a la supervivencia y vitalidad de estos bosques: la mencionada dificultad de acceso, que los protege en gran medida del pastoreo y la deforestación; la humedad que desde el Atlántico penetra hacia el interior por la depresión del Sous, hasta que se encuentra con estos muros montañosos, lo que distingue a esta zona del resto de la vertiente sur de la cordillera, muchísimo más seca y árida; y por último, su exposición sur, lo que crea un ambiente más cálido que en las vertientes norte, combinado en este caso con la presencia continua de la humedad mencionada, reflejada en el prácticamente eterno turbante de nubes que envuelven las montañas, y que desaparece en cuanto cambiamos de vertiente (fotos encabezado y superior).-

Desde el propio puerto, las vistas a ambas vertientes son extraordinarias y radicalmente distintas.- Si hacia el sur divisamos el valle del Sous y las primeras elevaciones del Anti Atlas, de menor altura que donde nos encontramos, la contemplación del paisaje hacia el norte, que constituye la cuenca del rio Nfiss, nos inbuye en una orgía, que se antoja infinita, de montañas y valles, destacando sobre todos ellos el núcleo del macizo del Toubkal (foto superior).-

Si, como hemos visto, la vegetación al sur del Tizi-n-Test tiene su máxima representación en el argán, árbol netamente subtropical, la que nos encontramos en cuanto cruzamos el paso de montaña, es inconfundiblemente mediterránea.- En estas laderas de la alta cuenca del Nfiss, podemos observar una de las joyas botánicas de la región, el cipres del Atlas o ciprés marroquí (Cupressus atlántica), endémico de esta zona, y que viene a ocupar una extensión aproximada de 6.000 Ha.- Podemos encontrar a gran altura pequeños bosquetes que resisten el frío y la sequedad , incluso hasta los 2.200 metros, observables desde el propio puerto de Test, pero es en las laderas, cuando la ruta comienza a descender, cuando podemos encontrar grandes extensiones cubiertas de cipreses.- Se trata de bosques muy aclarados, de poca densidad, debido -y este es una constante en toda la cordillera- a siglos y siglos de pastoreo y roturaciones (foto superior, donde se observan las laderas del fondo cubiertas de cipreses.), lo que, amén de restringir su área, dificulta la reproducción natural, lo que se suple con la gran longevidad de estos árboles.- Junto a los cipreses encontramos también una numerosa presencia de sabina negral (Juniperus phoenia), del enebro (Juniperus oxicedrus) y de encinas (Quercus ilex), que aparece siempre esporádicamente y nunca en gran número, a lo largo de toda la región.- En las alturas y zonas más inaccesibles, sí es posible encontrar aún pequeñas formaciones de cipreses relativamente densas.- También merece especial mención un arbusto endémico de esta región del Alto Atlas, asociado comunmente a los cipresales, que es la retama del Atlas (Retama dasycarpa), y que podemos observar incluso junto a las cunetas de la carretera.-

Si en la vertiente sur las aldeas se encuentran diseminadas por el fondo de los valles, junto a los huertos, en cuanto la ruta comienza a bajar en dirección norte, encontramos pequeñas aldeas de casas tadicionales, construídas algunas de piedra y otras de abode, ubicadas en el escaso terreno que el desnivel permite, y rodeadas de terrazas de cultivo arrancadas al monte (foto izda).- Conforme nos vamos acercando al fondo del valle, alfombrado de verde, con amplia presencia de almácigos (Pistacia atlántica) -que aunque de porte y tamaño nos recuerda a la encina, es de hoja caduca- , se multiplican los pequeños pueblos aposentados junto a los cultivos, en los márgenes del valle (foto superior).-

Unos treinta km. después de coronar el puerto, y tras un tiempo viajando junto al río, divisaremos en la orilla opuesta, en una pequeña plataforma elevada unos metros sobre éste, la maciza silueta de la mezquita de Tin Mal que se recorta sobre un fondo rocoso que contrasta con el verdor de las riberas (foto inferior).- Se puede acceder a ella por una pequeña pista que cruza el rio.- La mezquita fué mandada construir a mediados del siglo XII por Abdelmunén ben Alí, sucesor de Ben Toumert, fundador del movimiento político-religioso conocido como Almohade, que se inició y cimentó en estos valles.- De aspecto sobrio y elegante, y con una clara vocación de fortaleza, la mezquita estaba practicamente abandonada y destrozada, sin techo y expuesta a las inclemencias meteorológicas a finales de la década de los 80 del pasado siglo, la primera vez que la visité.- A principios de los 90 comenzó su restauración, ya finalizada, aunque con resultados -cuando menos- discutibles.-
Algo más adelante, antes de entrar en la localidad de Ijoukak, donde encontraremos diversas tiendas y cafetines, se alzan los restos de una fortaleza-palacio, de la que en la actualidad queda únicamente los muros exteriores, que perteneció al Gundafi, señor de estas tierras en la primera mitad del pasado siglo, algo así como el Glaoui del Alto Atlas occidental.- Tras su abandono, la población local ha aprovechado todo lo aprovechable de los restos de la fortaleza -vigas, puertas, marcos...- convirtiéndose en poco tiemp0 en una ruina.- Aún así, su aspecto sigue siendo imponente, y es muy curioso observar la gran variedad de arcos y ornamentos con que se rematan los vanos y las puertas del gran edificio (foto inferior).- Hace 20 años todavía se podía acceder a parte de la segunda planta, y observar aún la belleza de la decoración a base de estuco de las paredes.- En la otra orilla del río, se encuentra la fortaleza de Tlata-n-Yakoub, que era la más importante de las de los Gundafi.-

Hasta llegar a la localidad de Ouirgane, donde en valle se abre y la vista se ensancha considerablemente, y donde la ruta se separa del cauce del Nfiss, vamos todo el tiempo con el río a nuestra izquierda, pasando por algunos tramos encajonados, observando sus aguas impetuosas y claras bañando las orillas llenas de cantos rodados, un par de decenas de metros por debajo.- Este valle ha cambiado radicalmente su fisonomía en los dos últimos años, cuando se ha terminado y llenado la presa que domestica las aguas del río, hasta ahora salvajes y libres (foto inferior).- Ni que decir tiene que esta obra, como todas las de su especie, se ha llevado por delante algunas aldeas, las mejores tierras cultivables del valle y parajes de alto valor ecológico.

Ouirgane es el centro turístico de la región, debido a su proximidad con Marrakech, su clima agradable (en verano se registran más de 10 grados de diferencia con Marrakech), su situación en un ancho valle rodeado de verdor, con múltiples posibilidades para realizar actividades -acrecentadas ahora con la oferta de deportes acuáticos en el pantano- y la presencia en sus cercanías de una reserva de arruis o muflones del Atlas (Ammotragus lervia) en gravísimo peligro de extinción, al menos en estado salvaje.- Por ello, es en Ouirgane donde se concentra gran parte de la oferta de alojamientos de toda la ruta.- Existen numerosos centros turísticos, aunque pequeños, que ofrecen habitaciones y apartamentos, amén de un sin fin de actividades (equitación, caza -numerosa presencia de jabalíes (Sus scrofa)-, senderismo, etc.).- Sin embargo, a mi modo de ver, la zona está excesivamente sobrevalorada, con bastante promoción turística (muy frecuentada por franceses), y no se si será esa la razón de que -y vuelvo a repetir que es mi opinión y basada únicamente en mi propia experiencia- la relación calidad-precio sea especialmente negativa como norma general.- A modo de ejemplo, en abril/07 me pidieron 500 dh. media pensión por dormir en un "hotelito" tipo "vivienda tradicional" (construída tres días antes), sucia y cutre; eso sí, estaba en altura sobre el valle y la panorámica era magnífica, pero no para tanto.- He dormido por menos de 50 dh. en decenas de lugares mucho mejores.-
En Ouirgane aparece una nueva especie arbórea que nos acompañará hasta salir del Atlas y que, debido a los rigores del clima de las zonas altas, no habíamos visto hasta ahora, el araar (Tetraclinis articulata), que en Marruecos denominan tuya, de madera muy apreciada y valorada en ebanistería.- En este ancho valle, y en el resto del curso medio del Nfiss, los araares llegan a formar bosques muy densos y muy bien conservados.-También observamos la presencia de la sempiterna encina.

A partir de Ouirgane, la ruta y el río siguen caminos diferentes, una hacia Marrakech, el otro hacia la encarcelanción en otro embalse unos kilómetros más adelante.- La siguiente población importante es Asni, a la que se accede tras cruzar un pequeño puerto y donde comienza la carretera que se dirige hacia Imlil y el corazón del Macizo del Toubkal, cuyo valle dejamos a la derecha , cuajado de aldeas a ambos márgenes del arroyo (foto superior).- A pesar de que estamos escoltados por las máximas alturas de la enorme cordillera, poco a poco se va vislumbrando su final, continuando ya el irreversible descenso hacia la inmensa llanura de Marrakech.- Tras pasar un tramo encajonado del río, llegamos a Tahanoute, donde el valle se ensancha definitivamente derramándose en la llanura y certificando la muerte del Atlas, a las puertas ya de la capital que ha dado nombre al pais.-
En total habremos recorrido 227 km. si hemos partido de Taroudant (181 si lo hacemos desde Ouled Berhil), debiendo dedicar un mínimo de un día, si queremos disfrutar de ella tal y como se merece.-

COMER Y DORMIR.-
Si partimos desde el sur, tal y como se ha descrito aquí la ruta, la mejor opción es pernoctar en Ouled Berhil, donde encontramos un extraordinario hotel, el Riad Hida (ver entrada del Valle del Assif Tifnout).-
Antes de coronar el puerto por la vertiente sur, encontramos un par de cafetines que ofrecen habitaciones y en el propio puerto encontramos otro -el más antiguo de la zona- , pero todos muy rudimentarios.
En la propio ruta, y ya en la vertiente norte, la mayoría de las opciones de alojamiento se concentran en Ouirgane, como ya se ha dicho.-El hotel Domaine de la Roseraie, es el mejor de la zona, y se encuentra rodeado de un ambiente forestal frondoso y agradable.- En abril/07 me pidieron 600 dh. por la habitación doble, sin desayuno ni mas historia.- El Albergue "Le Sanglier qui fume", junto a la carretera, también en un lugar fresco y agradable rodeado de vegetación, la media pensión por persona salía a 310 dH. en septiembre/10 (foto drcha.).- El lugar tiene su encanto, y la piscina es un regalo en verano si se viene del sur (pasamos de 44 º en Taroudant a 24º en Ouirgane, y el baño fué la guinda), pero no le iría nada mal , como diría Serrat, "una mano de pintura", ya que dá una sensación de ligera dejadez. Como todos los alojamientos de la zona, organizan actividades por toda la región.- Como ya he comentado, también existen varios complejos turísticos, diseminados por el valle y también con un ambiente búcólico y agradable, que ofrecen habitaciones y pequeños apartamentos, rodeados de amplios espacios arbolados.
Si comenzamos la ruta desde el norte, lógicamente, nuestro punto de partida sería Marrakeck, cuya oferta hotelera es amplísima y variada.

Vertiente sur del Tizi-n-Test


AGRADECIMIENTO.-Una vez más, quiero hacer especial mención a mi amigo Jesus Charco, autor de "El Bosque Mediterráneo en el Norte de África", editado por la Agencia Española de Cooperación Internacional,Madrid, 1.999.- por sus pacientes y lúcidas explicaciones sobre las particularidades botánicas de esta interesantísima -en muchos aspectos- región.- Todos las referencias botánicas del texto están extraídas de conversaciones con él, y de sus libros.- Por supuesto, cualquier error es achacable únicamente a una mala interpretación mía, no a sus explicaciones ni a sus publicaciones.



Ver Googlemap de Viajarpormarruecos en un mapa más grande

5 comentarios:

JAVIER ADAN dijo...

Sigue tu blog tan bueno como siempre. Enhorabuena.

jordi dijo...

Hola. Fantástico el blog. Tengo intención de ir a principios de septiembre desde Marrakech hacia Mirleft en coche alquilado. ¿Es muy locura a través del Tizi-n- Pass?
Muchas gracias

PABLO MUÑOZ CARBALLEDA dijo...

Hola Jordi.
Gracias por tu opinión sobre el blog.
Supongo que te refieres al Tizi-n-Test (no conozco ningún Tizi-n-Pass).- No solo no es una locura, sino que en mi opinión es lo más recomendable, aunque, eso sí, calcula un montón de horas de coche si quieres llegar en un día a Mirleft. Aunque siempre te puedes quedar por la zona de Taroudant. Calcula 6 horas hasta Taraoudant, una hasta el cruce de Agadir y 1 y media hasta Tiznit. De allí a Mirleft tienes una hora larga.
Buen viaje y suerte. Disfrútalo.
Un saludo

Antonio Ojeda dijo...

Hola Pablo.
En primer lugar agradecerte el fabuloso trabajo que hay en este blog.
Hace unos años descubrí en una escapada la belleza de ese país, y ahora vuelvo a interesarme en una nueva excursión pero con coche propio y para un tiempo algo mayor.
Estoy aprovechando tus conocimientos para preparar el viaje al detalle, pues lo tengo previsto para el prox. marzo, y he leido una gran parte del contenido, que considero muy interesante.
Sin embargo, se me hace muy farragoso localizar cada uno de los lugares que detallas en un plano para preparar una ruta aprovechada al máximo, con tiempo para disfrutar de los lugares con la mínima conducción.
Por ello, creo que sería muy interesante para los seguidores de tu blog, marcar los puntos que desarrollas en un mapa del país. Que se conexionen con los textos donde amplias información con buenas fotografías.
Es solo una sugerencia, que en mi caso, sería muy de agradecer.
En todo caso, enhorabuena.

PABLO MUÑOZ CARBALLEDA dijo...

Hola Antonio.

Intentamos hacer algo parecido a lo que dices en el mapa de colores que hay al final de cada entrada. Si se pincha en el nombre de cada una de las regiones arbitrarias en las que hemos dividido el pais, se ubican cada uno de los puntos que tienen dedicada alguna entrada, aunque bien es cierto que no están todos, pero procuraremos actualizarlos en cuanto podamos. También tenemos la intención de dedicar una sección a rutas concretas, pero antes queríamos terminar todas las entradas individuales que tenemos en mente (aun quedan unas cuantas), lo que no es poco.
Muchas gracias por la sugerencia.
De todas formas, si quieres alguna información concreta sotre alguna ruta o de cómo poder engarzar varios sitios, puedes ponerte en contacto conmigo a través del correo, que está en mi perfil.
Un saludo

Creative Commons License
.

Páginas vistas en total